Archive for noviembre, 2009

Sobre la voz apagada de la crítica.

     Este domingo de puente (15/11/2009) me di una vuelta por el museo Tamayo.

    El “Museo Rufino Tamayo de Arte Contemporáneo” ubicado en el Bosque de Chapultepec monta una exposición titulada “Inconquistable. Visiones Críticas De Corea del Sur” en colaboración con el “Arts Council Korea”. La información del evento la encontré en la propia página de Internet del museo por lo que decidí ir con un entusiasmo que se apagó a los pocos minutos de haber llegado al recinto cultural.

    Antes de explicar mi decepción platiquemos un poco sobre el estatus actual de la crítica de arte.

 

a)      Cuando a la basura no se le llama basura.

 

    La crítica de arte, especialmente la crítica literaria y la crítica de las artes plásticas, es un ejercicio intelectual que está en plena decadencia, aunque sería más adecuado decir que está en plena sobrevivencia ¡ya nadie se atreve a criticar nada! Es políticamente incorrecto decir que la obra de un artista es mala, es más, hemos llegado a un extraño punto en el que decir que el trabajo de un artista no es de tu agrado te califica de inmediato de retrógrada ¿es acaso una nueva clase de puritanismo?

    ¿Por qué se le teme tanto a la crítica? ¿Por qué tememos decir que la basura es basura?

 

    b) Recordando un poco.

 

    Hagamos un recuento. A finales del siglo XIX y principios del XX tres artistas que forjaron escuela fueron maltratados vilmente por la crítica de aquel entonces, es más, ni siquiera fueron maltratados sino que fueron totalmente ignorados por la élite intelectual. Estoy hablando de:

–          Vincent van Gogh, el pintor que fundó el expresionismo.

–          Paul Cézanne; padre del cubismo.

–          Henri Paul Gauguin, de quien nació el primitivismo.

     Debido a que los críticos apenas repararon en el trabajo de los tres artistas que definirían las principales tendencias en el arte de la primera mitad del siglo pasado fueron castigados con un velo de ignominia: sencillamente los críticos no sabían nada de arte ¡cómo pueden saberlo si ignoraron a los tres más grandes genios de las artes plásticas modernas! Luego entonces ser crítico es participar de esa estrechez mental, por lo mismo ¡censura, censura, censura! ¡Que nadie abra el pico para criticar!   

 

b)     Rebelión.

 

     La crítica es necesaria, la crítica es indispensable. La crítica es el ejercicio intelectual que permite indagar en el alma del arte, sin su puntual tarea no es posible distinguir el arte de las ocurrencias, el arte de la basura.

     La inteligencia de la humanidad ha evolucionado gracias a la crítica, esa misma inteligencia se oscurece cada vez que la crítica calla.

 

c)      Sobre “Inconquistable. Visiones Críticas de Corea del Sur”.

 

    Basura.

   Y ni siquiera basura interesante.

   La exposición está integrada por una serie de proyecciones de fotografías, unos cuantos cortometrajes mal filmados (lo cual me recuerda cuan sencillo es llamar “arte audiovisual” a una película fallida) y uno que otro cachivache dispuesto de tal modo que se supone debe tener un gran significado.

     A mi parecer lo único rescatable es el ejercicio literario en donde se giran instrucciones de cómo convertirse en árbol, en roca y hasta en aire acondicionado. Eso realmente me gusto.

 

                                                                                                                                              Ger JM

Anuncios

Dejar un comentario