¡Bienvenidos! El efecto cubículo

Me gusta mi nuevo trabajo, todo es muy distinto respecto de lo que hacía en el banco. Se trata de una agencia de cobranza de alta mora y yo entré como uno de los gerentes del área comercial. Pero no quiero hablar sobre mis actividades en la agencia, en cambio, quiero platicar sobre lo que identifico como “el efecto cubículo”.

    Esta empresa es muy pequeña; todas sus instalaciones se reducen a un solo piso de un corporativo de oficinas en Polanco. Somos a lo mucho 60 empleados divididos en unos diez departamentos, sí, a mí también me pareció de lo más pintoresco ¡cada departamento está integrado por cinco o seis personas! Es, lo que se dice, una microempresa o al menos a mí me lo parece dado que trabajé durante años en una transnacional que emplea (y explota) a cientos de miles de personas. En mi área mantenemos una comunicación muy estrecha, sería ridículo que no fuera así cuando somos tan pocos, pero con mucho trabajo le hablamos a los vecinos del departamento adjunto ¡y eso que solo nos separan tres metros!

     Como mi trabajo consiste en localizar a diversos deudores e inversionistas en provincia viajo mucho pero, como casi todas las organizaciones, aquí también hay que hacer mucho, muchísimo, trabajo de escritorio. El trabajo de escritorio, el papeleo, lo realizo en un cubículo diminuto, es tan pequeño que si lanzo mi asiento hacia atrás con fuerza choco contra otro de los gerentes quien a su vez golpearía a otro iniciando un efecto dominó. Puede sonar incómodo, y sí, lo es, pero es trabajo y en consecuencia difícilmente la comodidad importa.

     De esta incomodidad deriva lo que yo llamo el efecto cubículo. El efecto cubículo es el triunfo del sedentarismo sobre el afán exploratorio del hombre, sus características son:

a)      Toda comunicación entre departamentos debe hacerse en primer lugar vía correo electrónico y, solo en caso de verdadera urgencia, vía telefónica (no importa que el destinatario del correo, o la llamada, se encuentre a un cubículo de distancia).

b)      Solo conoces por su nombre a las personas que conforman el departamento en el que trabajas y a las que se sientan a un costado tuyo; el resto del personal es como los ovnis: sabes que pasan frente a ti de vez en cuando, sabes que los has visto, pero no estás seguro de su existencia.

c)      Cuando alguien comenta sobre un accidente que le ocurrió a Fulano de tal área te parece que están describiendo los últimos acontecimientos en los Balcanes; es tan lejano que no te involucras emocionalmente.    

d)      Y a pesar de estar separados todo el mundo se entera sobre lo que le pasa a todo el mundo dentro de la empresa; que si Mengano anda con Sutana y que si Perengano es maricón de clóset y que si Fulano quiere correr a todo su personal; los chismes corren y todos conocen la personalidad de todos aún cuando nunca hayan cruzado una palabra entre sí.

e)      Las alianzas y la formación de grupos de choque también es cosa común; se forman tantas células revolucionarias como cubículos conforman las instalaciones.

f)       Y aunque hay tan pocos empleados también aparece de vez en cuando un paracaidista: nadie sabe qué hace ni cómo justifica su sueldo, pero ahí está, siempre presente, siempre involucrándose con todos los grupos; es como la maleza de cualquier jardín: por más que la podas siempre vuelve a aparecer.

El efecto cubículo, una partícula más de la sociología del trabajo de estos tiempos truculentos.

 

Ger JM

Dejar un comentario

¡Bienvenidos! Sobre el asesinato.

Analicémoslo solo desde una perspectiva funcional ¿sirve de algo?

 

I

En la política

 

     Cuando le pregunto a diferentes historiadores cuál ha sido su papa favorito casi todos me contestan que Alejandro VI; el segundo papa de la familia Borgia. Yo coincido. Los Borgia tienen un mí, como lo tuvieron en Maquiavelo, a un admirador.

     Alejandro VI fue uno de los grandes papas. Maniobró como se debía contra las familias italianas para recuperar, a través de su hijo César, los estados pontificios y supo plantarle cara a la prepotencia de la Francia del renacimiento. Además de que jamás asesinó solo porque sí, sino por estrictas razones de estado (y solo una vez contra el monje dominico Savonarola y su misticismo castrante).

     En política el asesinato solo se justifica cuando la persona cuya existencia se ha vuelto intolerable amenaza con destruir al estado, cuando eso ocurre muy pocas voces se alzarán en contra del crimen. 

     Pero esto ya no es el renacimiento. Y las razones de estado han dejado de existir. A lo más existen superfluos intereses personales (de un gobernante) o de un grupo (facción). El asesinato trae consigo problemas de vanidad: siempre se sabe quién es el autor intelectual del mismo modo que siempre se sabe que las investigaciones oficiales nunca identifican al verdadero culpable. Es un problema de vanidad porque aunque el asesino muy posiblemente será exonerado, a lo largo de los años, en la memoria <<colectiva>>, todos sabrán que no tuvo el talento suficiente para vencer a su rival con hechos y no derramando sangre; es decir, lo deplorable es la falta de talento no el asesinato en sí.

 

II

En los negocios

 

     Las petroleras tienen fama de asesinar a los obstáculos que se van encontrando antes de iniciar la más somera excavación. Sí, es cierto, gustan de derramar sangre pero eso fue hasta finales del siglo XIX y principios del XX. En estos días prefieren promover guerras y sobornar a activistas; en ese sentido encontraron formas más <<civilizadas>> de hacer negocio.

     Los banqueros también tienen mala fama, aunque, claro, lo mismo puede decirse de los industriales y hasta de los, siempre carentes de glamour, ganaderos y agricultores pero ninguno usa mucho el asesinato, han aprendido que la mejor manera de solucionar un problema es promoviendo fusiones y comprando a la competencia.

    

 

III

En la vida diaria

 

     Están los asesinatos pasionales, claro, pero eso es tan solo una vulgar atrofia cognitiva ¿quién asesina hoy en día a un cónyuge adultero, nada más para poner un ejemplo? Uno preferiría ponerle el cuerno tres veces y mucho más rico para después abandonarle.

     ¿Venganzas, deudas de honor o de dinero? No, es preferible el acoso.

 

      Concluyendo: el asesinato ya no es necesario, afortunadamente han surgido otras formas de provocar un mejor y más profundo daño.

    

Ger JM

 

Posdata. El asesinato de periodistas sigue vigente, cierto, pero confiamos en que los asesinos despierten un día de estos y se den cuenta de que a un periodista no se le mata sino que se le calumnia.

Dejar un comentario

¡Bienvenidos! Revueltas inminentes

Camino por las calles de Polanco. La sede de mi nuevo trabajo se encuentra en este vecindario de clase media alta de la Ciudad de México. Al igual que en todo el país observo menesterosos a montones y no me refiero solo a las personas que desafortunadamente viven de la caridad, lo cual es más bien asunto de sobrevivencia, sino a los miles de empleados que pasan con miradas preocupadas y el calzado desgastado. Todos tienen empleo pero a ninguno le alcanza ni para lo elemental. Casi todos ellos están endeudados hasta el culo, y no es porque se hayan ido de juerga el fin de semana anterior malgastándose la magra quincena en putas y alcohol, sino que las tarjetas de crédito las han usado para nada más que para comprar despensa ¡endeudados porque compraron comida! Muchos forman una familia muégano, juntan el ingreso con la pareja (homosexual u heterosexual, ya no importa, hasta hace un lustro las parejas homosexuales tenían una capacidad de ahorro más alta atribuida al hecho de que, ¡Dios los bendiga!, no traían más chilpayates al mundo y por lo mismo no tenían que desembolsar en su manutención) y los parientes más cercanos: padres, hermanos… Y aún así no alcanza.

     La crisis inmobiliaria iniciada en los Estados Unidos fue la excusa perfecta para despedir empleados al mayoreo y contratar nuevo personal con sueldos mucho más castigados y prestaciones nulas.

    Hay países que en décadas no habían experimentado una recesión; México y Latinoamérica, en cambio, nunca han conocido un período de bonanza económica, aquí nunca ha existido una economía de pleno empleo (ni siquiera durante el milagro económico de los 40’s a los 70’s recordado con tantos suspiros por la academia). Aquí las cosas solo se han agravado.

     Es triste ver cómo las condiciones para el inicio de revueltas sociales son cada vez más notorias. Me gustaría decir que los gobernantes no lo saben o no observan con el mismo filo que yo lo hago pero no es así. Lo saben y saben que esas revueltas casi siempre terminan en derrocamientos. Grandes grupos de poder quieren un golpe de estado, no solo en México, sino también en muchos otros países.

    ¿Hay solución? Sí pero requiere de fuertes cambios en materia laboral y desafortunadamente me genera la impresión de que ya es demasiado tarde (ojalá y me equivoque).

Ger JM

Dejar un comentario

¡Bienvenidos! De la cultura y el poder

Debido a que los ciudadanos tienen pocas oportunidades para acercarse a sus gobernantes y los empleados las tienen aún menos para acercarse a los CEO´s todo lo que se sabe acerca de los líderes es lo poco que se vuelve público. Tratándose de los llamados estados democráticos queremos creer que casi la totalidad de las biografías de sus gobernantes salen a la luz mientras que los jefes del mundo empresarial suelen resguardar mejor los detalles escabrosos de su vida; sin embargo, ambas creencias, la del hombre público vida pública y la del hombre de negocios vida reservada, son falsas. Solo en casos de verdadero descuido es cuando un mandamás de cualquier sector, estatal o privado, permite que se ventilen en exceso los pormenores de su vida o, también, permite que se ventile muy poco. Un adecuado manejo de imagen hace que el misterio se mezcle en adecuada proporción con el exhibicionismo, en resumen: de los hombres se sabe, si no son estúpidos, lo que los hombres quieren que se sepa.

     Así pues los líderes de estos tiempos truculentos juegan con su imagen y los pueblos, como todos los pueblos de todas las épocas, suelen creer en ellos, o, al menos, hacen como que creen. Hay que admitir que es una de las pocas evoluciones intelectuales que ha tenido la humanidad: cada vez somos más incrédulos. Eso es bueno ¡vaya que es bueno! Pero es terriblemente desesperanzador. Ahora, en este juego de apariencias, todavía hay un rasgo de la personalidad que no se deja disfrazar a gusto: la cultura en el chocarrero plano individual.

     No creo equivocarme cuando digo que siempre se nota cuando una persona no ha abierto un libro en toda su puñetera existencia; es como aquélla vez que le preguntaron a Bush II cuál libro estaba leyendo y le dio por contestar <<El extranjero>>; por supuesto que a muchos nos ganó la risa ¡Bush leyendo a Albert Camus! ¡Ajá! Si ni siquiera fue capaz de cuestionar los informes truqueados de las agencias de inteligencia que, en teoría (¡ah la teoría, siempre tan a la mano!) estaban bajo su mando y nos quiere hacer creer que es capaz de leer dos líneas del trabajo del literato francés. La formación cultural se asoma aunque uno no lo quiera, es, junto con la orientación sexual, un rasgo que todos conocen sobre ti y es, junto con la orientación sexual, materia de chacoteos de pasillo y, como ya dije solo en casos de administración estúpida de la imagen, de escándalos públicos.

     ¿Sirve de algo la cultura para que los jefes se conviertan en estadistas? Me inclinaría a decir que sí, en especial cuando se trata de resolver problemas y no puedes confiar en nadie; es decir, casi todo el tiempo. Pero cuando uno estudia casos como el de Cardoso en Brasil, López Portillo y Castañeda hijo en México o de Fidel en Cuba uno termina preguntándose ¿qué demonios les ocurrió? Y es que; nadie espera actos brillantes de la familia Bush o de Evo Morales o de Ahmadineyad… solo las moscas saben lo que pasa, diría el maestro Monterroso.

 

Ger JM  

Dejar un comentario

¡Bienvenidos! Reflexiones sobre el honor

 

Leo en una entrevista concedida por una rica y bella heredera de una mafia europea que a la muerte de su padre ella y sus hermanos deberán asumir la responsabilidad de los negocios familiares. Estoy de acuerdo, el honor obliga a ello.

     En estos días de corrección política me resulta verdaderamente cansado defender opiniones socialmente provechosas todo el tiempo. Parece que la disidencia intelectual ya no está de moda y, lo que es aún peor, las opiniones diabólicas y la inteligencia maldita aunque siempre nos han hecho reír ya casi no se encuentran en ningún lado. 

      Aprovechemos este espacio para defender un poco a la maldad.

      El honor obliga ¿qué opinarían ustedes de un heredero de la mafia si éste decide no continuar con la tradición de su familia? Supongamos que un heredero decide terminar con la turbiedad de los negocios de su clan para convertirse en un ciudadano modelo, uno más, viviendo el resto de sus años en la más apacible villa de retiro. La sociedad opinaría bien de él, sin duda, pero habría perdido el honor en su trayecto hacia la ciudadanía ejemplar. A nadie le importaría, excepto, a su familia y…a él.

      ¿Qué es más importante, conservar el honor o convertirse en un miembro útil de la sociedad? Conservar el honor, por supuesto.

      Pero este romanticismo no aplica a todos por igual, hablemos ahora de los herederos de un consorcio empresarial legalmente establecido. Llegado el inevitable momento el patriarca morirá y sus hijos deberán dividirse el imperio ¿qué deben hacer? ¿Seguir a la cabeza del negocio o forjar sus propios principados? Si deciden continuar a la cabeza del legado paterno tendrán una vida cómoda; si deciden no hacerlo tendrán una vida independiente y con honor (nadie ha dicho algo acerca de renunciar a la riqueza, de lo que hablamos es de usar esa riqueza para continuar en el camino de los padres o en construir un camino propio).

     El heredero de la mafia, para conservar el honor, decide seguir en el camino de la familia; el heredero del consorcio decide independizarse para encontrar el honor ¡El mundo es complejo, sin duda, pero así es el mundo!

Ger JM   

Dejar un comentario

¡Bienvenidos! Sobre la multipolaridad del poder

Siempre que un pueblo escoge a su máximo gobernante, llámese presidente, primer ministro o, incluso, cuando la muerte trae consigo al sucesor de una línea monárquica con poder absoluto, las calles se llenan de festejos, cuando el cambio se antoja esperado y esperanzador, o de violencia, si se trata de un golpe de estado o una elección arreglada, lo cual viene siendo para efectos prácticos lo mismo; o, en el peor de los casos de indiferencia cuando el vencedor de la contienda no despierta sino frías reacciones entre su gente. Todos estos gestos se dan porque el vulgo cree que una sola persona hará la diferencia.

     Por supuesto que importa quién es el mandamás, de hecho es importantísimo porque al saber quién está al frente se sabe quién está detrás.

    El poder en los estados contemporáneos se comparte; incluso, en los totalitarismos. Esto recibe el nombre de multipolaridad. Explicándolo de otra forma: detrás de toda gran persona hay grandes grupos.

     El ejercicio del poder, entonces, se da actualmente siguiendo tres tendencias:

I

     La persona que está al frente es fuerte, su intelecto y maldad le permiten controlar perfectamente a los grupos que le encumbraron; ha aprendido a maniobrar de tal modo que logra convencerlos de que su proyecto es también el proyecto de ellos. Logra consolidar gran parte de su trabajo, pero, a menos de que use el poder no solo para alcanzar sus objetivos sino también para remover progresivamente a las cabezas de los círculos que lo llevaron al poder, será invariablemente derrocado. Se entenderá que son pocos los ejemplos, el último lo encontramos en la persona del magnífico John F. Kennedy. Un presidente cuyo grupo de poder le permitió llegar a la cumbre porque le consideraron manipulable, poco más que un maniaco sexual. Resultó que no era influenciable y que el único dueño de sus pasiones era él mismo.   

     En esta tendencia los intereses son antagónicos.

II

      La persona que está al frente será jefe de estado pero no jefe de gobierno. Es decir; es un decorado, el grupo al que pertenece lo usa como disfraz, las personas que ejercen el poder están en la antesala del despacho. El ejemplo actual lo tenemos con Dmitri Medvédev quien, aunque soberano de todas las Rusias, tuvo que delegar el poder real en Vladimir Putin, jefe de gobierno indiscutible de aquéllos lares; la ley rusa impide a un presidente gobernar durante más de dos períodos consecutivos por lo cual tuvo que buscarse a un colaborador que le asegurase su maximato. Otro ejemplo lo tenemos con George Bush II; por supuesto que mientras Medvédev es un personaje digno de ser jefe de estado; es decir, tiene la preparación intelectual necesaria para llevar un buen papel protocolario Bush II es tan solo un individuo de coeficiente intelectual cuestionable que fue manipulado por los halcones del Pentágono y de la Defensa sin que él se diera cuenta y que precisamente por esa ineptitud llevaron a su país a organizar guerras sin salida.

     Esta tendencia corresponde a los caudillos.

III

     La persona que está al frente comulga plenamente con los objetivos del grupo que lo llevo a la casa de gobierno, es el jefe y no necesita controlar a los círculos del poder porque no se ha alejado de los principios que defienden. Puede ser un miembro de la izquierda, de la derecha o un socialdemócrata por lo mismo sus acciones, casi siempre, corresponderán con los criterios de la izquierda, de la derecha o de los socialdemócratas. En esta tendencia entran casi todos los gobernantes del mundo. Es, lo que se dice, un criterio vulgar.

   

    La multipolaridad, por último, también se da en los estados modernos cuando a pesar de que un gobierno está plenamente integrado, quiero decir, cuando todos los miembros comparten los criterios de grupo, uno de los jerarcas lleva negociaciones paralelas a las órdenes que gira el jefe de gobierno. Esto se da mucho, más de lo que convendría, en los países con tradición parlamentaria y que deben formar coaliciones para gobernar; un caso es Israel y otro es Italia, aunque, esta última nación, de Silvio Berlusconi para acá parece volverse más estable.

     Otro ejemplo se dio en México durante el gobierno de Ernesto Zedillo cuando la oficina de la presidencia entabló negociaciones con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en Chiapas, las cuales fueron arruinadas por su secretario de gobernación, cuyo nombre no vale la pena recordar; fueron dos negociaciones paralelas que se frustraron mutuamente. Un cínico diría que se trató de fuego amigo.

 

Ger JM

Comments (2)

¡Bienvenidos! Crónica de la influenza (con anotaciones de un desempleado).

… Mi Ciudad, habitualmente caótica, con sus avenidas saturadas de autos de todos los modelos imaginables y conductores igual de diversos: neuróticos, apacibles, risueños…; una megalópolis con centenas de museos, teatros, cines…; una urbe plural e intolerante a la vez; pedazo de México que concentra más de veinte millones de habitantes se vio repentinamente presa de una pandemia que cimbró todos los niveles del gobierno y casi arruina la economía del centro del país…

     El párrafo anterior lo escribí en mi libreta de anotaciones, ya saben, uno de esos cuadernos en donde se escribe cualquier cosa cuando el libro que estás leyendo te aburre o no hay nadie con quien entablar una conversación medianamente entretenida. Yo lo escribí justo en frente del Museo Nacional de Arte, en el centro histórico de la Ciudad de México, resguardado bajo la sombra protectora de la escultura del caballito. Este museo, al igual que toda la infraestructura cultural y de entretenimiento del centro del país, cerró durante un número suficiente de días como para que el tedio y el hartazgo en el que vivimos sumidos muchos mexicanos alcanzara niveles dignos de una costosa sesión de terapia.

23 de Abril/2009.

     Hace poco más de un mes perdí mi empleo como gerente de una sucursal de una transnacional financiera. Siendo sinceros nunca fue mi trabajo soñado pero lo hacía lo suficientemente bien como para alcanzar bonos aceptables y percibir un sueldo que servía para pagar deudas y, de vez en cuando, darme un gustito: un disco, una película, una salida al teatro, una noche de motel ¡una noche de motel! Eso sí que es un gustito, aunque, el sexo, como casi todo lo que vale la pena, sin dinero es prácticamente inaccesible al mortal promedio; por lo mismo ahora que ya no tengo trabajo y sobrevivo con mis ridículos ahorros ya no hay discos, ni películas, ni teatro, ni sexo… bueno, sí, un poquito, lo suficiente como para mantener la cordura.

     ¡Y vaya que necesito mantenerme cuerdo! Uno no puede ir a buscar empleo, acudir a entrevistas con reclutadores y resolver decenas de exámenes psicométricos si no logras mantener la cordura. No estoy seguro de que mi salud mental permanezca intacta cuando todos los días recibo llamadas de los acreedores quienes, muy amablemente, amenazan con quitarme hasta los calzones si no me pongo al corriente con el pago de la hipoteca y las tarjetas de crédito. Yo, por supuesto, entre entrevistas disimulo muy bien mi tambaleante estabilidad intelectual ¡hasta los convenzo de ser el candidato al que buscan! Pero a mí no han logrado convencerme con sus trabajos acordes con la recesión por la que pasa mi país y el mundo: tengo 27 años, tengo una licenciatura, tengo experiencia laboral, tengo bla bla bla y a pesar de ello me ofrecen sueldos que no servirían ni para comer cada tercer día ¿me pregunto si algún día podré quitarme esta terrible costumbre de comer a diario? Lamento que mi estómago no esté a la altura de la remuneración laboral contemporánea.

     Hoy, jueves, para terminarla de joder me cancelaron una de esas entrevistas y, como todo evento no consumado, me quedaré con la duda de si se trataba o no del empleo soñado.

     – ¿Hay alguna razón por la cual no puedan recibirme? – le pregunté al entrevistador por teléfono usando mi tono de voz comercial, ese mismo que se usa cuando quieres vender un lápiz o una hora de sexoservicio (lo que se venda primero).

     – ¿No ha visto las noticias? – el tono de voz del entrevistador era bastante chillón, creo que en verdad estaba conmocionado.

    – No, no las he visto (pero como no me ha contestado supongo que ahí encontraré la respuesta). En fin, gracias – colgué y solté un suspiro ¿tendría que encender la televisión o entrar a Internet para enterarme del porqué me cancelaron mi entrevista? No tenía grandes deseos de hacer ninguna de las dos cosas, por lo mismo me arrojé sobre la cama, sin quitarme el traje, y me puse a leer “Cónclave” de Roberto Pazzi. Después de un par de horas, más resignado, encendí la televisión.

     El secretario de salud del gobierno federal José Ángel Córdova anunciaba que el brote de influenza detectado en la capital no correspondía al serotipo H5 (lo cual significa que no era gripe aviar) sino que se trataba de un nuevo virus. El presidente Felipe Calderón decretaba el cierre de actividades en todas las escuelas del país desde preescolar hasta universidades y el inicio de la veda económica para evitar conglomeraciones que fomentaran el contagio.

    – ¡Por una pinche gripa me cancelaron mi entrevista! ¡Qué mamones! – le decía a S. Mi mejor amigo.

    – Bueno, no es para tanto. En cualquier caso te habrían ofrecido tres pesos y tú habrías hecho lo que siempre haces: salir sin siquiera dar las buenas tardes – S. se caracteriza por ser terriblemente certero en sus comentarios, como amigo es el mejor aunque como enemigo tampoco lo haría mal –, hoy leí en el periódico que cancelaron los partidos de fútbol, eso, para los fanáticos, es peor que una castración colectiva.

    – Mientras no les quiten la cerveza no hay mucho que temer ¿viste el capítulo de los Simpson en donde a Homero le quitan la televisión y la cerveza al mismo tiempo? El pobre gordito se vuelve loco y quiere asesinar a Marge y a sus hijos. Habría pasado lo mismo.

     – También leí que Chile activó una barrera sanitaria contra los vuelos provenientes de México y los Estados Unidos.

     – Pues cuánta paranoia ¡La Organización Mundial de la Salud ya dijo que no hagan tarugadas, que no cancelen vuelos ni transacciones comerciales!

25 de Abril/Sábado.

     Estoy en Internet, reviso mis correos. Me cancelan otras dos entrevistas. Leo las noticias en Yahoo. La OMS declara que los brotes de influenza porcina (ya descubrieron que es un híbrido que proviene de los cerdos) son una preocupación mundial ¡Vaya, y pensar que se necesita un organismo multilateral para señalar lo obvio! Aparecen cifras: 433 casos en 17 estados de México. 8 personas infectadas entre California y Texas. Se vuelve a decir que no hay peligro, que no se cancelen viajes de México hacia el mundo y al revés.

26 de Abril/Domingo.

     Son las siete de la mañana. Salgo a correr al parque Tezozomoc en la delegación Azcapotzalco, al norte de la Ciudad de México. Todos usan tapabocas. Yo no ¡en mi cuenta del banco me queda dinero suficiente para pagar comida por otros tres o cuatro días! ¡Qué me va a estar preocupando un virus pulgoso!

    Llego a casa y me sirvo un poco de cereal con leche, decido no comer nada adicional, debo aprovisionar. A partir de hoy solo comeré dos veces al día.

    Noticias:

   1) La secretaría federal de agricultura, ganadería y pesca dice que no hay riesgo de contraer influenza por el consumo de carne de cerdo. Comentario: no me preocupa nada, no puedo comprar carne de ningún tipo.

    2) La comisión nacional para el deporte suspende la paralimpiada. Comentario: ¿existía una paralimpiada? Bueno, en México, si no es fútbol no se reseña en ningún lado.

    3) El secretario de hacienda, Agustín Carstens, dice que la epidemia de influenza “puede” tener impacto en la economía (un par de semanas después darían la noticia de que la economía nacional entraba oficialmente en recesión y que al final del año se contraería hasta en 4 ó 5 puntos porcentuales). Comentario: suena a las declaraciones de Miguel de la Madrid cuando era presidente de México durante el temblor de 1985 que destruyó la capital del país; como en ese año no se alcanzó el crecimiento económico esperado se le echó la culpa al temblor.

27 de Abril/Lunes.

     S. me comenta que el mismo día en que el presidente Calderón dirigía un mensaje a la nación (jueves 23 de Abril) anunciando el cierre de escuelas y recomendando a la población que no salga de sus hogares el Congreso legalizó la portación de drogas en cantidades mínimas y modificó la normatividad para los llamados “juicios colectivos”. Los juicios colectivos consisten en que, a partir de esta reforma, solo las entidades autorizadas podrán interponer juicios colectivos contra empresas. Me explico: si yo soy usuario de una telefónica, o de un banco, o de una empresa cualquiera y uno de sus servicios me parece inadecuado y costoso, o me están cobrando comisiones excesivas o linduras por el estilo puedo interponer una demanda y a lo mejor la gano pero mi demanda no sustentará casos de otro particular; es decir, si yo me quejé porque abusaban de mí me devolverán mi dinero (siempre que gane el juicio) pero si otra persona llega y se queja de lo mismo que yo tendrá que interponer su propia demanda (y a ver si gana) aunque yo ya lo haya hecho. Por supuesto que es un atentado contra los consumidores a favor de los grandes corporativos. Lo extraño es que fue aprobada por unanimidad, incluso el Partido de la Revolución Democrática, los izquierdistas de la película, lo autorizaron. Extraño mundo en el que vive la izquierda mexicana.

     Estas dos reformas no se mencionan en los medios masivos de comunicación; circulan de boca en boca y a través de publicaciones independientes. No me gustan las teorías de la conspiración pero este caso pinta sabroso como para hacerme cambiar de opinión.

28 de Abril/Martes.

     La secretaría de Salud reporta 7 muertes por el virus y 157 infecciones comprobadas en pacientes vivos. Hay cientos de casos sospechosos sin certificar.

    En dos horas el Congreso aprueba las siguientes reformas:

a) Cambios a la ley de obras públicas y servicios.

b) Modificaciones al presupuesto federal.

c) Modificaciones al código penal federal.

d) Reformas al registro público inmobiliario.

e) Reformas al estatuto de las Islas Marías.

f) Reforma a la ley orgánica de la administración pública federal.

g) Cambios a la ley general de población.

h) Modificaciones a la ley de normas mínimas sobre readaptación social de sentenciados.

i) Cambios a la ley federal de seguridad pública.

     Esta sesión impresionantemente productiva (¿leyeron las propuestas que autorizaron los congresistas? ¿Cómo se leen tantos documentos en dos horas? Yo apenas si puedo con un librito durante el mismo tiempo) solo se menciona en cápsulas informativas en los noticieros. La información de las leyes modificadas solo se puede encontrar en blogs y pequeñas publicaciones en Internet.

     Salgo a caminar un poco. Las calles están desiertas y todo, salvo expendios de abarrotes y tiendas de autoservicio, está cerrado. La gente evita saludar de mano o de beso.

29 de Abril/Miércoles.

     Tengo un humor nefasto. Estoy hambriento pero me mantengo disciplinado, solo como frutas y verduras, cero cárnicos, para estirar un poco más el dinero.

     Ninguna de las empresas en cuyos procesos de reclutamiento me inscribí contesta a mis correos o llamadas. Me la paso leyendo: leo la biografía sobre “Los Borgia” de Iván Cloulas y “El muchacho persa” de Mary Renault.

     El turismo en todo el país ha caído estrepitosamente. Esta era la industria en cuyas actividades descansaban las esperanzas del gobierno para que la economía resistiera a la crisis mundial. Con el mal manejo de la pandemia y la exageración en las medidas de contención solo se provocó pánico en los viajeros locales e internacionales.

    Es curioso, pero desde el inicio oficial de la epidemia al día de hoy no he visto a una sola persona estornudar en la calle. Empiezo a volverme paranoico.

30 de Abril/Jueves.

     Las críticas hacia el presidente Calderón suben de tono: apenas si se le ha visto en público, toda la administración de la crisis sanitaria la ha llevado el secretario de salud José Ángel Córdova.

     El movimiento de países no alineados manifiesta su solidaridad con México; un total de 118 naciones firman el documento en la Habana, Cuba. Me parece un ejercicio de retórica como mínimo cómico toda vez que Cuba anuncia el cierre de vuelos con México; lo mismo hace Argentina. China trata a los mexicanos, que llegan a su territorio, como apestados y miles más sufren discriminación en casi todo el mundo. Inicia un debate público sobre la actitud, hasta hoy tolerante, que debe tomar México con los cientos de argentinos que están ilegalmente en el país así como con los chinos y cubanos ¿por qué México debe mostrarse permisivo con los “hermanos” de otras naciones, por qué permitir que sigan disfrutando de oportunidades que en sus países de origen no encuentran si al menor problema nos dan un portazo en la cara? Yo no creo que una cacería de brujas sirva de mucho, de hecho solo deterioraría las relaciones diplomáticas.

1º de Mayo/Viernes.

     Es el día del trabajo en México, es feriado lo cual no significa mucho considerando que todo está cerrado a causa del virus. Este día era esperado con entusiasmo por los operadores turísticos en todo el país, formaba un puente de tres días, un fin de semana largo que en teoría debió terminar con los principales centros vacacionales saturados. No sobra decirlo: la gente permaneció en sus casas, no hubo derrama económica y todo por el maldito bicho.

     Converso con mis padres; tuve que pedirle dinero prestado a mi papá y empeñar mis relojes para sobrevivir. Estoy harto de sentir hambre ¿cómo le hacen las modelos anoréxicas? En verdad que admiro su capacidad para ser constantes en su desorden alimenticio. S. tampoco tiene dinero, la empresa para la que trabaja no ha pagado los sueldos del último mes. Respiro hondo y lo ayudo con un poco de dinero para que, al igual que yo, la vaya pasando.

    Más alarma mundial: China suspende oficialmente los vuelos con México; la copa libertadores es suspendida y las calles siguen desiertas. La ciudad es hermosa sin gente ¡vaya paradoja!

2 de Mayo/Sábado.

     Son las tres de la mañana. No puedo dormir. Leo una biografía ilustrada de Cézanne; me deprime, nunca he sido particularmente afecto a su obra, salvo con uno o dos cuadros de bañistas y sus primeros trabajos influenciados por el romanticismo (en especial “El rapto”) no logro que despierte mi pasión artística. Pero me deprime leer que no obtuvo éxito sino hasta la última década de su vida. Viene a mí el recuerdo de mi profesor de química orgánica de la vocacional, siempre me decía que los hombres que eran afectos a leer por la noche terminaban invariablemente locos. Viniendo de una persona que no leía prácticamente nada (al menos nada moralmente reprobable y por lo mismo nada que estuviera bien escrito) sus palabras nunca hicieron eco en mí, al menos hasta que llegó esta noche. Quizá el profe tenga razón… ¡Bah!

     Por la tarde escucho la radio. El presidente Calderón se reúne con los gobernadores de los 31 estados y con el jefe de gobierno del Distrito Federal para discutir acciones comunes contra la pandemia. Es la primera vez que Marcelo Ebrard, el gobernante de la ciudad de México, entra a los Pinos convocado por el primer mandatario. Circulan críticas en contra de las medidas de cierre de restaurantes y pequeños negocios en la capital. Se informa que los casos de influenza se han estabilizado, no hay nuevas infecciones. Irlanda reporta el primer caso en su territorio lo mismo que Costa Rica.

3 de Mayo/Domingo.

     La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ofrece al gobierno desarrollar el modelo epidemiológico de la cepa del virus. Los académicos y científicos del país dicen que las medidas tomadas por los gobiernos son drásticas pero necesarias para controlar la pandemia.

     Calderón aparece en público, en su discurso menciona que la humanidad está en deuda con México, dice que nosotros hemos absorbido el costo material y humano para evitar la propagación del virus; exige que los gobiernos mundiales garanticen la no discriminación de los mexicanos en el mundo. Van casi 40 muertos por influenza y un número indeterminado de posibles contagios (más de mil).

     Yo me sigo mostrando escéptico. El virus existe y ha causado, lamentablemente, muertes; las medidas tomadas por el gobierno en todos sus niveles también son adecuadas; es decir, mi incredulidad no va en contra de los planes de contingencia sino que cuestiono severamente el papel de los medios de comunicación nacionales (pues la prensa extranjera ha sabido calibrar mejor las cosas) ¡Todo es influenza! No hay un solo noticiero de televisión o radio que no le destine tiempo excesivo al asunto descuidando otros temas como las leyes reformadas al vapor en el congreso o la recesión en la que oficialmente ha entrado México al tener dos trimestres consecutivos de contracción económica, es más, nadie dice que En Nigeria y Burkina Faso van más de 2 mil muertes por una pandemia de meningitis. Los comentarios que circulan en la red sobre teorías de la conspiración me hacen reír; bien, he de decirles que no hay conspiraciones lo que hay es ineptitud por parte de la prensa mexicana. En México cuando ocurre un evento desconcertante se tiende a olvidar que no es el “único evento”. Así pues no hay conspiraciones solo hay desinformación.

4 de Mayo/Lunes.

     Recibo dos invitaciones de trabajo. Una como gerente de calidad en una empresa de traslado de valores y la otra como ejecutivo de cuenta en un banco pequeño. La primera tiene un sueldo mayor pero el horario es muy amplio, de lunes a sábado y los domingos “posiblemente” se trabaje de vez en cuando; la segunda, como ejecutivo de cuenta, tiene un sueldo menor pero el horario es un poco más relajado. Debo contestar a más tardar el viernes 8.

    Se anuncia la normalización progresiva de las actividades en todo el país. Las escuelas de nivel básico reiniciarán clases el lunes 11 de mayo y los bachilleratos y universidades el jueves 7. El presidente Calderón da un mensaje por televisión y radio: exige del mundo trato digno a los mexicanos e insinúa que el planeta está en deuda. No me gusta el papel que está tomando el presidente, me parece que en verdad se está creyendo su posición de <<benefactor de la humanidad>>.

5 de Mayo/Martes.

    Conversación telefónica con mi madre (me despertó, seis de la mañana).

    – ¿Hola? – contesté con voz pastosa, no me molesta que me despierten pero no suelo reaccionar muy rápido una vez que lo hacen.

     – ¡Hola pequeño! ¿Te desperté? – mi madre siempre se ha levantado temprano; es lo que se dice una mujer de disciplina castrense (y a veces castrante).

    – No ma, digamos que solo interrumpiste un viaje del subconsciente ¿qué pasó? ¿Todo bien?

    – Sí pequeño, perdón si te desperté es que tu padre y yo vamos saliendo rumbo a Veracruz, vamos a ir al malecón con tus tíos y quiero saber si te gustaría acompañarnos.

     – No, no me gustaría ma, odio a casi todos tus hermanos y mi humor últimamente no se presta a hipocresías a título de la continuidad en la unidad familiar – y era cierto: seguía de malas aunque ya estaba bien alimentado y con trabajo en puerta.

     – Bueno como quieras ¿viste el discurso de Calderón?

    – Ma tu no eres una madre normal ¿qué clase de madre pregunta eso? Me tendrías que preguntar sobre las cosas que como, debes preguntarme si no estoy tomando alcohol en exceso, me debes preguntar sobre mis romances y, por supuesto, desaprobarlos todos ¡además son las seis de la mañana! Definitivamente ninguna mamá del universo salvo tú habla de política con su hijo a estas horas.

     – No me interesa nada hacerte las preguntas que sugieres. No veo para qué preguntar algo cuando se conoce la respuesta, pero lo de Calderón en verdad me preocupa ¿ya viste que se siente Batman?

     – Sí, según él la humanidad está en deuda con…

    – ¿Será o se hace? – Mi madre tiende a interrumpir cuando se le contesta lo que quería saber, en este caso le bastó el “sí” para soltarme su monólogo –, México depende económicamente del resto del mundo en todo, incluyendo la industria alimenticia, para poder sobrevivir, eso sin contar el flujo de remesas de Estados Unidos para comprar aunque sea frijoles. Además, nomás para regresar a lo de la gripa mata mexicanos esta, el principal componente del antiviral que están usando…

     – ¿El Tamiflu?

     – Sí, ese precisamente; decía, el principal componente ¡proviene de China! Y Calderón diciéndole a los chinos que gracias a él su país está a salvo ¡por favor! ¡La humanidad no está en deuda con México, en cambio, México depende de la humanidad para seguir subsistiendo!

    – Comparto completamente tu indignación mañanera ma pero si no tienes inconveniente preferiría seguir durmiendo.

    – Pequeño, te conozco, sé que no puedes volver a dormir una vez que te despiertan.

    – Bueno, entonces voy a desayunar, lo cual es mil veces mejor a seguir conversando sobre diplomacia internacional fallida.

     – Bueno, te dejo ¿entonces no vas? ¿Seguro?

     – Sí ma, seguro. No voy, no voy y no voy.

    – Bueno, besitos, te marco cuando estemos de regreso.

     Cuando colgué sentí el repentino deseo de salir a correr durante horas, lo que terminé haciendo ¿será que uno siempre huye de su madre auque sea de un modo simbólico?

6 de Mayo/Miércoles.

     No espero más. Acepto el puesto como ejecutivo de cuenta. Empiezo a trabajar el 18.

    Los medios de comunicación siguen divagando en torno a la influenza. En la red pululan las teorías de la conspiración las cuales, como ya se dijo, no se deben a nada salvo a la pésima actuación de la prensa nacional. Algunas de las más pintorescas son:

a) Los Iluminati orquestaron en colaboración con el G8 una prueba piloto de exterminio controlado soltando un virus diseñado en laboratorio en la Ciudad de México; el gobierno mexicano estuvo al tanto de todo y aceptó las pruebas en su territorio a cambio de la línea de 25 millones de USD que liberó el banco mundial. Comentario: ¡pues qué barateros! Yo habría pedido miles de millones más, solo para compensar las pérdidas de los cierres de industrias y empresas.

b) La enfermedad existe pero el gobierno está ocultando cifras, en realidad por las noches el ejército saca a miles de muertos de los hospitales de todo el país. Comentario: es bueno saberlo aunque uno esperaría que por el día terminaríamos enterándonos de que entre esos miles hay algún conocido, si son tantos ¿porqué nadie tiene entre sus amigos a un muertito por influenza?

c) Periódicos, semanarios, publicaciones de todo tipo y la prensa digital solo habla de la influenza porque ocultan que México entró en recesión económica. Comentario: cierto, la prensa solo habla del bicho pero no es por instigación de ningún gobierno, simplemente el periodismo mexicano dista de ser bueno.

    También leí algo de ovnis e incluso algo de que el Vaticano está metido en esto de la plaga…

    Dejo el Internet y me pongo a escuchar música: Muse, Radio Head y Nirvana ¡Dios tenga en su gloria a Kurt Cobain o por lo menos que haya alcanzado una habitación en el purgatorio!

     7 de Mayo/Jueves.

    ¡Al diablo la influenza!

Ger JM

Dejar un comentario

« Newer Posts · Older Posts »